"Débil asociación" entre la exposición al plomo en la niñez y la conducta delictiva adulta

|


AgenciaUN 1316 1 02WEB (1)


Por Lisa Rapaport


NUEVA YORK, EE.UU. / REUTERS HEALTH-- La exposición al plomo en la niñez está asociada con distintos problemas del desarrollo, pero un nuevo estudio sugiere que no lo estaría con la conducta delictiva adulta.


El estudio indagó un error en la mayoría de los estudios previos que habían asociado el plomo con el delito: es difícil determinar en qué porcentaje explicarían esa conexión la pobreza y otros factores socioeconómicos que influyen en la conducta delictiva y la exposición al metal.


Los autores siguieron a 553 personas de Dunedin, Nueva Zelanda, en 1972 y 1973, cuando era común la exposición al plomo en los niños de todos los niveles sociales por el uso generalizado del combustible con plomo. A todos los participantes los evaluaron cuando tenían 11 años y los autores los monitorizaron hasta los 38 años para determinar cuántos habían sido condenados por un delito.


Al final del estudio, el 28 por ciento había recibido por lo menos una condena penal, según publica el equipo en JAMA Pediatrics. Pero el nivel de exposición al plomo en la niñez influyó poco en las posibilidades de que eso sucediera. Ser varón tuvo un efecto más potente que los niveles de plomo en el organismo.


"Muchos estudios habían demostrado que una mayor exposición al plomo podía anticipar una conducta delictiva, pero nuestro estudio determinó que no es tan clara esa conexión", dijo la autora principal, Amber Beckley, de Duke University, Durham, Carolina del Norte.


Atribuyó esta diferencia en los resultados a que los niños de todos los niveles socioeconómicos tenían altos niveles del metal. "En nuestro estudio, el nivel socioeconómico no estuvo asociado con la exposición infantil al plomo", precisó.


No existe un nivel seguro de exposición al plomo. La toxina puede dañar el sistema nervioso en desarrollo durante la niñez y los niveles de plomo en sangre de 5 mcg/dL reducirían el coeficiente intelectual, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Los participantes tenían dos veces más plomo en sangre cuando tenían 11 años a comienzos de la década del 80: 11,01 mcg/dL. Los niveles variaron entre 4 y 31 mcg/dL y no de acuerdo con el estatus social.


El equipo revisó los antecedentes policiales y entrevistó seis veces a los participantes para indagar sobre la conducta delictiva: el 12 por ciento había recibido una condena y otros 86, más de una.


Sólo 53 habían cometido un delito violento y 101, delitos no violentos.


La exposición infantil al plomo no pareció influir en si los participantes cometerían delitos violentos o más de un delito. Pero sí en las probabilidades de que los adolescentes tuvieran conductas delictivas, aunque esa conexión era "débil" y no se mantuvo en el tiempo.



FUENTE: JAMA, online 26 de diciembre del 2017

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.