La nueva ultraderecha alemana quiere volver a la "medicina tradicional"

Alternativa para Alemania exige apoyo a las parteras y a los médicos rurales y defiende la medicina "holística"
|

Frauke Petry, dirigente del partido Alternative für Deutschland (Alternativa para Alemania, AfD).


BERLIN, ALEMANIA / DIARIO DE SALUD.-- La irrupción de la extrema derecha en el Parlamento alemán ha disparado las alarmas en toda Europa. Dado el precedente de lo que sucedió la anterior vez que esto sucedió, hace ochenta años, no es para menos. Sin embargo, el programa sanitario del partido no abunda en los aspectos más extremistas e identitarios y se centra más bien en una vuelta a lo ‘tradicional’.


El primer punto del programa sanitario de Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) alude a la equidad territorial en el acceso a la salud a lo largo del país y pide más médicos rurales, para lo cual habla de crear incentivos. “Queremos asegurarnos de que las regiones rurales también estén bien atendidas y que haya más médicos instalados allí”, expresan en su decálogo de propuestas. También se pide que haya un mínimo tasado de personal de Enfermería para cada zona sanitaria.

Por otro lado, AfD muestra interés en mejorar la situación económica de los consorcios hospitalariosy de las personas que trabajan en ellos. Para ello quiere limitar el papel de las empresas sanitarias y evitar “la formación de monopolios”. Además, el partido sale en defensa del oficio de partera a domicilio, que se encuentra en franco retroceso en Alemania, en favor del parto en hospital. En opinión de Alternativa, se debe apoyar a estas trabajadoras incluyéndolas en los seguros sanitarios.

Sanitarios formados en Alemania

Los puntos en los que el programa sanitario de AfD enlaza más con el espíritu eurófobo y xenófobo que acompaña a esta formación desde su nacimiento son la demanda de que los médicos y otros sanitarios se formen “principalmente en Alemania” y la exigencia de cancelar el convenio sanitario que mantiene el país germano con Turquía.

En concreto, en el primero de estos dos puntos se expresa que, “siempre que sea posible”, los médicos se formen en Alemania. Si no es así, deben “tener muy buenas habilidades en alemán”. En cuanto al convenio germano-turco, vigente desde 1964 para dar cobertura a la numerosa comunidad de inmigrantes de esta nacionalidad que residen en el país, AfD pide su anulación, dado que, aseguran, perjudica a Alemania. “Queremos darlo por finalizado y renegociarlo sobre la base de los acuerdos europeos de seguridad social”, explican.

Medicina alternativa

En el resto de aspectos de su programa sanitario, AfD se aleja de cualquier connotación xenófoba, pero se acerca a unos enfoques ‘alternativos’ en materia de salud que algunos podrían calificar de pseudocientíficos. Así, el partido se declara contrario al uso del big data y al almacenamiento de datos confidenciales de los pacientes “por su sensibilidad” y defiende el uso de la “medicina alternativa como complemento de la medicina tradicional”.

En este sentido, defienden que estos métodos pueden constituir una ayuda significativa a la medicina convencional “cuando se adhieren a los estándares de calidad definidos”. El partido opina que la medicina “holística” puede ser últil en la lucha contra la cronicidad y para reducir los efectos secundarios de la medicina convencional. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.