¿Influye el agua en infecciones vaginales?

|


Por: Frank Espino



“Mejor es prevenir que curar”.--  Erasmo de Rotterdam (1469-1536) Humanista neerlandés.


No pasa un día que en consulta o en cualquier lugar en calidad de ginecólogo no nos hagan la pregunta:¿Qué tanta influencia tiene el agua en infecciones vaginales?


Tengo que contestar la misma respuesta: ¡No! ¡El agua no tiene nada que ver en lo absoluto con las infecciones vaginales!


Aunque tenemos que admitir que el agua “potable” no es tan potable, que altera nuestra flora intestinal, la preparación de los alimentos, lleva en sí muchas bacterias que alteran la piel, órganos respiratorias y digestivos, sin embargo no se ha demostrado que el agua interfiera en infecciones de origen genital.


La mayoría de las mujeres ha tenido una infección vaginal por lo menos una vez en su vida y son la razón principal de las visitas al ginecólogo, por eso es un muy común asociar el uso de agua de la llave con la aparición de infecciones vaginales. 

Incluso, algunas mujeres atribuyen la presencia de enfermedades o infecciones al agua que utilizan para su higiene íntima, sobre todo porque en nuestro país las mujeres se ven en la necesidad de utilizar agua de ríos, arroyos, cisternas o de tinacos, por lo que no tienen conocimiento de que tan sano es el líquido que uliliza.


Los microorganismos que suelen dar infecciones vaginales son los siguientes: Bacterias, Hongos, Protozoarios, virus, etc.


La primera causa que hace ir al ginecólogo, es la picazón o prurito vulvovaginal.


En segundo lugar la secreción o flujo trans vaginal, que va depender de la coloración, picor, olor, o una combinación de los tres.


En ocasiones dolor o irritación al orinar o al tener relaciones sexuales.


Es bueno entender que existen condiciones o patologías que hacen que una mujer sea más vulnerable que otras a padecer infecciones vaginales.


Estas condiciones son: Diabetes, uso de antibióticos, contraceptivos orales, HIV, enfermedades autoinmunes o medicamentos que disminuyan la defensa de la mujer.



Ahora bien, lo que más influye que una mujer se infecte ginecológicamente es: Higiene femenina,(no aseo adecuado después del ir al baño, limpieza de atrás hacia delante, en vez delante atrás de atrás) uso inadecuado de duchas vaginales, el vestuario intimo inapropiado, usos de óvulos o crema no recetados. Múltiples pareja sexuales cuidado e higienización de las mismas.


De todas formas, cualquier mujer que sienta que sus secreciones cambien de color, olor o molestias al tener relaciones sexuales o sangrado post coito, debe visitar a su médico de confianza, y no esperar que la vecina, la amiga, la madre o la tía, le recete si no son médicos. ¡Olvidarse que el agua es lo que la contamina!


Tener presente que la mujer, la pareja, la higiene o enfermedad añadida son los máximos responsables de una infección vaginal.


El autor es médico, escritor y profesor universitario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.