Pentágono gastaría 41 millones de dólares en Viagra

|


AGENCIA EFE/ DIARIO DE SALUD.-- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se vio envuelto en otra polémica luego que firmara una resolución en la que prohibe el ingreso al ejército de personas transexuales, ya que las fuerzas armadas de su país no pueden hacerse cargo de “los tremendos gastos médicos” que implicaría la incorporación de personas trans en sus filas.


Sin embargo, la polémica ha subido en escala ya que en las últimas horas trascendió un informe realizado por la empresa Rand Corp para el Departamento de Defensa, en el cual se revela que el ejército de Estados Unidos, o mejor dicho el Pentágono, gasta cinco veces más en viagra que el costo que representan los medicamentos que el presidente Trump usa como pretexto para vetar a las personas trans.


Según ese trabajo de investigación, publicado por el Washington Post, los gastos en medicamentos que se requieren para los soldados transgénero que deciden cambiar su sexo costarían 2,4 y 8,4 millones de dólares, mientras que las erogaciones en sidenafil o Viagra es de 41,6 millones por año.


El gasto total de medicamentos para tratar disfunciones sexuales supera los 80 millones de dólares al año, según Military Times. Eso supone cinco y diez veces más el gasto que requieren los medicamentos de los transgénero, según se desprende del informe.


“Una vieja excusa”


Según constata el medio estadounidense The New York Times, detrás de la prohibición de Trump hay la necesidad de aprobar esta semana en el Congreso un paquete presupuestario de 790.000 millones de dólares en defensa al que algunos republicanos se oponían si incluía el tratamiento hormonal a los militares transexuales.


Entre los que protestaron contra la decisión de Trump está Chelsea Manning, la exsoldado trangénero que filtró a Julian Assange los primeros cables publicados por Wikileaks en 2010 y que fue excarcelada recientemente tras recibir el indulto del expresidente Barack Obama.


Manning participó ayer en una protesta ante la Casa Blanca y publicó un artículo en The New York Times en el que asegura que los costes del tratamiento hormonal son “una vieja excusa”, ya que el Pentágono “derrocha miles de millones de dólares cada día en proyectos que se cancelan o no funcionan”.


Las Fuerzas Armadas estadounidenses quedaron abiertas “con efecto inmediato” a los transexuales en junio de 2016 por decisión de Obama, aunque su reclutamiento debía empezar en enero próximo.


Se estima que actualmente sirven unos 6.600 transexuales en las Fuerzas Armadas, cuyo futuro quedó en el limbo tras el anuncio de Trump.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.