Asocian la contaminación del aire con la supervivencia de pacientes con cáncer hepático

|


SANTIAGO/ REUTERS HEALTH - Vivir en áreas con una elevada contaminación del aire por las emisiones de la industria y el tránsito o el humo está asociado con una disminución de las chances de sobrevida en las personas con cáncer hepático, según un estudio de Estados Unidos.


La relación entre las partículas diminutas del aire, llamadas PM 2,5, y la muerte por cáncer hepático u otras causas fue más potente en pacientes con los cánceres menos avanzados, según publican los autores en International Journal of Cancer.


“Nuestro estudio sugiere que los pacientes con cáncer de hígado sería otro grupo vulnerable que se beneficiaría con la disminución de la contaminación del aire”, dijo la coautora Sandrah Eckel, de University of Southern California, Los Angeles.


El hígado es un órgano de alto riesgo porque ayuda al cuerpo a procesar las sustancias tóxicas del exterior.


La contaminación con PM 2,5 consta de partículas y gotas de 2,5 micrones de diámetro, que son lo suficientemente diminutas como para ingresar a la sangre a través de los pulmones y las produce la combustión, incluido el humo y el vapor de fuentes industriales, centrales eléctricas, motores vehiculares, incendios de bosques y el fuego para cocinar en las casas.


La contaminación del aire eleva el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar, además de otros cánceres.


Estados Unidos posee estándares para controlar la contaminación del aire, pero algunas regiones, como Los Angeles, todavía están por encima de los valores recomendados, según comentó Eckel. Globalmente, la contaminación del aire estaría 10 veces por encima del estándar estadounidense.


El equipo estudió a 20.000 pacientes con el cáncer hepático más común, el carcinoma hepatocelular. En todos los casos, el diagnóstico había sido en el período 2000-2009 y estaba incluido en el Registro Oncológico de California. Utilizó los niveles de contaminación de las áreas donde vivían los pacientes registrados en la base de datos del Sistema de Calidad del Aire de la Agencia de Protección Ambiental.


Los pacientes expuestos a los niveles más altos de contaminación con PM 2,5 después del diagnóstico eran significativamente más propensos a morir por el cáncer hepático u otra causa.


En los pacientes con cáncer hepático localizado, la exposición a los niveles más altos de contaminación del aire estuvo asociada con un 31 por ciento más riesgo de morir por cualquier causa que la exposición a la contaminación más baja y en el mismo estadio de la enfermedad.


Si el cáncer de había diseminado a tejidos cercanos, el riesgo asociado con la exposición crecía un 5 por ciento o un 10 por ciento si el cáncer se había extendido a tejidos más lejanos.


Estas diferencias en el nivel de riesgo eran similares al considerar la muerte por el cáncer hepático.


FUENTE: International Journal of Cancer, online 7 de junio del 2017



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.