Descubren que el poro nuclear dirige la agresividad del cáncer de próstata

|

IStock 31184078 LARGE


WASHINGTON,EE.UU./ AGENCIA EFE. Un grupo de científicos españoles ha descubierto el mecanismo por el cual los poros nucleares favorecen la agresividad tumoral, un hallazgo que abre la puerta a desarrollar terapias dirigidas a mejorar el tratamiento de cáncer de próstata, según un estudio publicado hoy en la revista especializada Cell.


El análisis muestra por primera vez la manera en la que los poros nucleares incrementan el transporte de moléculas dentro del núcleo favoreciendo la agresividad tumoral, un descubrimiento que precede a futuras terapias dirigidas a inhibir el importe nuclear para la cura del cáncer de próstata.


Analizando a nivel bioquímico los componentes de los poros nucleares en modelos de cáncer de próstata, los investigadores observaron que exclusivamente la POM121 incrementa su unión con otras proteínas llamadas importinas, formando un complejo que dispara el crecimiento y agresividad de los tumores.


“El análisis computacional del transcriptoma reveló que esta proteína regulaba la actividad en el núcleo de importantes oncogenes y del receptor androgénico”, señaló otro de los autores principales, Josep Domingo-Domenech.


El hallazgo de este mecanismo ha permitido identificar una nueva estrategia terapéutica para los pacientes con cáncer de próstata cuyas células tumorales se han vuelto dependientes de esta maquinaria de transporte nuclear.


Dicho tratamiento consiste en bloquear el transporte de moléculas al interior del núcleo con inhibidores de los complejos de importinas, una terapia bien tolerada y que aumenta la supervivencia.


El cáncer de próstata es el tumor más frecuente y una de la principales causas de muerte por cáncer en hombres, aunque cerca del 85 % de los diagnosticados en fases tempranas de la enfermedad se curan tras recibir cirugía o radioterapia.


Sin embargo, en el 15 % restante la enfermedad tiene un curso agresivo caracterizado por la aparición de tumores en órganos distantes (metástasis) y la adquisición de resistencia a tratamientos antitumorales, contribuyendo esta “agresividad” al fallecimiento de la mayoría de pacientes. EFE


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.