Lactancia materna, consejos para amamantar en verano

|


643782326 1527865307254 88602671 ver1.0 900 675


MADRID, ESPAÑA / DIARIO DE SALUD.— Con la llegada del verano y de las altas temperaturas hace más calor, solemos sudar más, y el hecho de tener un contacto piel con piel con nuestro bebé puede llegar a incomodarnos y a hacernos retrasar al máximo el momento de la toma, ya que muchas veces pensamos que un aire acondicionado o un frío artificial de ventilador pueden ser contraproducentes para nuestra salud y la del pequeño, y favorecer que nos resfriemos.


Con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra la primera semana de agosto, el pediatra José Maria Paricio, presidente de la Asociación para la Promoción e Investigación cientifico-cultural de la Lactancia Materna (APILAM), reconoce en una entrevista a Infosalus que sí que cambia la forma de amamantar en verano, tanto para los bebés como para las madres.


Según indica, normalmente con el calor, los bebés tienden a ingerir más líquidos, tienen que beber más leche, por lo que necesitan realizar más tomas. "Esto no implica que haya que darles agua si no han cumplido los 6 meses, aparte de la leche materna. Se comprobó en un estudio que los bebés que sólo tomaban pecho ingerían más liquido de forma global que los bebés con pecho y agua a esa edad. Ellos se regulan", subraya.


En cuanto a la madre, el también vocal del comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría (AEP) llama la atención sobre el hecho de que el pecho es una fuente inagotable de líquido, por lo que las madres también tienen que beber más en verano. Sobre la cantidad, dicen que lo que ella tenga deseo, deben atender a la propia sed, y subsanarla a través de zumos, o de batidos, o simplemente a través de agua; siempre que sea lo que le apetezca a la madre.


"Si hace mucho calor y dos cuerpos se juntan aumenta la temperatura. En este momento de la toma de leche puede estarse incómodo por el sudor. Por ello merece la pena llevar ropa fresca a la hora de dar de mamar. Tanto los bebés como las madres pueden sudar mucho por lo que es conveniente poner un trapo por medio o un paño de algodón que recoja el sudor de ambos, pero depende de las manías de cada uno. Es aconsejable, eso sí, mucha ventilación, además de consumir mucha fruta, verdura, y mantener una dieta sana y más de verano", recomienda el doctor Paricio.


Hay personas que dice que no tienen muy claro si sudan más en esta época por la lactancia. En este sentido, el también subdirector médico del Hospital Francesc de Borja de Gandía (Comunidad Valenciana) explica que durante el embarazo se adquiere mucho líquido, por lo que confirma que sí puede haber tras el parto una mayor sudoración y, especialmente, si se ha tenido un parto donde te han metido más líquido.


"No hay por qué pensar que se va a sudar más si se da de mamar a un bebé. Los bebés a veces son impresionantes y les suda la cabeza sobre todo mientras maman. Presentan una sudoración tremenda, pero beben grandes cantidades de un líquido caliente a una temperatura ambiente alta. Entonces por eso sudan, tienen que eliminar las calorías por donde sea y una manera es así, sudando", señala el especialista en lactancia materna.


Otra de las inquietudes que pueden surgir en torno a la lactancia materna y el verano es si se puede hacer toples. "Claro que se puede hacer toples. Muchas veces estamos acostumbrados y la hipocresía del mundo occidental tiene censurado por supuesto el pecho lactante o amamantador, mientras que se puede ver en toples a princesas y reinas y actrices en la playa en verano. Eso sí, es raro ver a una mujer en toples dando de mamar. Es muy raro y ese pecho está muy censurado. Es una forma fresca de dar pecho, cada uno con sus pudores y como sea cada uno, que debe ser libre. Hay mujeres que lo llevan muy naturalmente el dar pecho sin recato, y hay mujeres que se tapan. Eso depende de cada uno", indica.


A su juicio, lo que nos pasa en Occidente es que el pecho femenino es un símbolo erótico importante, y les da igual que éste aparezca mamando y sin mamar. "De hecho, hay mujeres que se pueden sentir mal miradas. En el caso de que a una mujer le guste hacer toples no hay problema para su salud, ni para la de sus pechos, ni para la leche materna", precisa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.