Biomarcadores de lesión cerebral aumentan en jugadores de fútbol americano sin síntomas

|


GettyImages 856927566 3450b703


Por Will Boggs


NUEVA YORK,EE.UU./ REUTERS HEALTH.--Los biomarcadores de lesión cerebral aumentan después de un traumatismo de cráneo a alta velocidad en jugadores de fútbol americano de escuelas secundarias sin síntomas.


"Hallamos evidencia de que un solo golpe en la cabeza en aceleración elevaría los biomarcadores en sangre asociados con la lesión traumática cerebral (LTC)", dijo el doctor Jacob R. Joseph, de la University of Michigan, en Ann Arbor.


"Lo interesante es que esos atletas no tenían síntomas", agregó.


La mayoría de los traumatismos de cráneo no se reconocen fácilmente, de modo que muchos atletas con síntomas sutiles pasan por alto las evaluaciones y siguen jugando. Estudios previos habían hallado cambios en las imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf) en pacientes sin síntomas.


Los biomarcadores en sangre permitirían identificar objetivamente a los atletas con lesiones asintomáticas.


El equipo de Joseph evaluó la relación entre los traumatismos de cráneo en aceleración (TCA) y los biomarcadores en sangre de la LTC leve (LTCl) en un estudio prospectivo de 16 varones de colegio secundario que jugaban fútbol americano.


A 14 atletas los monitorizaron con un acelerómetro de casco; tres quedaron fuera del análisis. Seis de los 11 atletas reunían los criterios de TCA y cinco, no (grupo de control).


Solo 11 de los traumatismos de cráneo registrados reunían los criterios de TCA (aceleración lineal >95 g y aceleración rotacional >3.760 rad/sec2). Ningún atleta sufrió múltiples TCA en un partido o práctica; se utilizó sólo el primer TCA en cada atleta.


Luego de un TCA, el nivel de tau en sangre aumentó un 492,6 por ciento (versus el 164 por ciento en el grupo de control al final de la temporada de fútbol) y la ubiquitina hidrolasa C terminal L1 (UCH-L1, por su nombre en inglés) en sangre aumentó un 738,2 por ciento después de un TCA (versus el 237,7 por ciento en el grupo de control), según publica el equipo en Journal of Neurosurgery.


Al final de la temporada, el nivel de tau en sangre aumentó un 64,8 por ciento y la UCH-L1 en sangre, un 62,6 por ciento en 12 atletas con determinaciones pre y postemporada.


Además de pequeñas mejorías en el tiempo del test de King-Devick (un indicador de velocidad de lectura) y la velocidad de procesamiento, atribuidos al efecto del aprendizaje, no se observaron cambios significativos de los parámetros neurocognitivos en esos 12 atletas entre la pre y postemporada.


FUENTE: Journal of Neurosurgery, 2018

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.