Sexualidad y salud cardiovascular

|


MARTIN SUERO DECENA


Por Martín Suero Decena 

Médico cardiólogo 


La función sexual del paciente está subordinada a su estado general salud que incluye aspectos tanto orgánicos como psicológicos. En materia de sexualidad, el componente emocional es muy importante por lo que tener una buena calidad de vida tiene un impacto directo sobre ella.


Cuando nos referimos a la insuficiencia cardíaca, por ejemplo, se ha calculado que un 50% de los pacientes, aproximadamente, dejan de tener relaciones sexuales y esto nos tiene que hacer reflexionar sobre la importancia no solo de alargar la vida del paciente, sino de observar su calidad. Los medicamentos pueden contribuir a prolongar la vida del paciente, pero ello no evita que, en ese lapso, pueda acontecer la muerte súbita o crónica de la persona, por lo que, mientras vive, vale más la calidad de vida.


La disfunción eréctil puede ser un centinela de un evento cardiovascular, al igual que la presión alta, la Diabetes Mellitus o el tener el colesterol y los triglicéridos altos. En los años 2011-2012 si mal no recuerdo, fue publicado un artículo que afirmaba que, si un hombre de menos de 60 años tenía disfunción eréctil, a los tres años desarrollaría una angina de pecho y a los cinco un evento cardiovascular. Hoy se habla de que los hombres con disfunción eréctil tienen un incremento de los riegos de enfermedad coronaria y eventos de enfermedad cardiovascular en los siguientes 3.8 a 4 años.


Es importante recordar que la disfunción eréctil vascular y la enfermedad cardiovascular, tienen factores de riesgo comunes: obesidad, hipertensión, Síndrome Metabólico, Diabetes Mellitus, tabaquismo y, además, factores subyacentes similares: disfunción endotelial, inflamación y aterosclerosis. En consecuencia, una contribución fundamental que podríamos hacer los cardiólogos es preguntar, durante la consulta médica, cómo está el paciente en su esfera sexual, en adición al cuidado que ponemos siempre a la hora de prescribir un medicamento, tratando de evitar al máximo aquellos que producen disfunción eréctil.


Hoy tenemos un gran compromiso que es promover la salud más que prevenir la enfermedad; el corazón da cantidad de vida, pero el cerebro da calidad. Cuando se mejora la calidad de vida se reduce el porcentaje de eventos cardiovasculares. Si la sexualidad la vemos como un síntoma centinela de algunos equivalentes cardiovasculares, al presentarse la disfunción eréctil, la decisión más sabia es ir al médico para una evaluación, como primer paso.


martin_suero@hotmail.com


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.