Casi listo centro para asistir a pacientes mentales crónicos

|


Casi listo centro para asistir a pacientes mentales cronicos


Por Juan Salazar


SANTO DOMINGO, RD/ DIARIO DE SALUD.--  Una nueva alternativa para la rehabilitación de personas con discapacidad mental está a punto de concretarse y de convertirse dentro de tres meses en otro buque insignia del Despacho de la Primera Dama, Cándida Montilla de Medina, tal y como ha ocurrido con el Centro de Atención Integral a la Discapacidad (CAID).


El Centro de Rehabilitación Psicosocial y Desarrollo Humano (RESIDE) ya exhibe 85% de avance en sus 1,667 metros cuadrados de construcción, con la mira puesta en la rehabilitación como ingrediente clave para la inclusión de las personas afectadas de trastornos mentales graves.


El objetivo primordial será, según explica el director médico de RESIDE, José López, disminuir la cantidad de enfermos mentales crónicos, quienes tendrán acceso a servicios y herramientas para afrontar el desempeño de la vida diaria y así evitar que terminen siendo enajenados deambulantes.


RESIDE se levanta en La Nueva Barquita, en Santo Domingo Norte, donde funcionará como plan piloto, pero los planes son expandir el programa a otras zonas del país, articulado a la red de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS), las unidades de atención primaria (UNAP) y los centros de referencia nacional.


López dijo que se eligió La Nueva Barquita para iniciar el proyecto porque se trata de una comunidad modelo, donde los residentes mayores de 18 años, sin condición de uso y abuso de sustancias controladas, podrán acceder a los diversos servicios en horario de 8:30 de la mañana a 4:00 de la tarde.


La estructura de dos niveles estará dotada de siete consultorios de psicología y psiquiatría, un huerto donde los usuarios cultivarán diversas hortalizas como terapia ocupacional, salón multiuso, áreas para otras terapias, farmacia, capilla y comedor, entre otras facilidades.


RESIDE funcionará como un centro de día donde los pacientes recibirán atención facultativa especializada, alimentación y medicamentos, además de que promoverá el seguimiento con la participación de la comunidad y sus familiares en el tratamiento de las diversas discapacidades sicosociales.


“Un hospital de día incluye todo lo que es rehabilitación, terapias, manualidades y la psicoeducación. Será un trabajo en conjunto que incluirá a la familia, el usuario y su comunidad”, expresó López, quien habló durante una visita de un equipo de LISTÍN DIARIO a las instalaciones del centro.


López ofreció a reporteros de este diario un recorrido por la estructura, acompañado de Esperanza La Paix, gerente administrativa; Luisa Cocco, encargada de Jurídica; Fernando Quiroz, director de Comunicaciones del Despacho de la Primera Dama; Laury Encarnación, encargada de Prensa, y Kirsys Kingsley, oficial de Relaciones Públicas.


El director médico descartó que RESIDE se convierta en una competencia de las Unidades de Intervención en Crisis (UIC) instaladas en los hospitales y del Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRPS) que funciona en el kilómetro 28 de la autopista Duarte, ya que no tendrán capacidad resolutiva y de internamiento.


“Somos el complemento del Centro de Rehabilitación Psicosocial porque allá no tienen la capacidad de ser un hospital de día y de ser un ambulatorio. Nosotros cumplimos con esa necesidad de que el usuario venga, se le dé su comida, pase el día con nosotros y luego retorne a su comunidad”, añadió.


Tomando en cuenta que serán un complemento de los servicios que ya se ofertan, explicó que asumirán la rehabilitación en salud mental respetando las atribuciones de cada uno de los actores del sistema nacional de salud en ese ámbito.


“Incluso nuestro personal nombrado por el Servicio Nacional de Salud recibirá una capacitación del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública para que todos estemos a una sola voz con las políticas públicas en materia de salud mental”, añadió.


El Psiquiatra explicó que un objetivo es fortalecer las UNAP para que estén en capacidad de continuar brindando los servicios de rehabilitación en salud mental a los usuarios, luego de que sean retornados a sus comunidades.


Respecto a las motivaciones que tuvo Montilla de Medina para embarcarse en este proyecto, López citó su condición de sicóloga y su sensibilidad ante una población vulnerable y tradicionalmente víctima del desprecio social.


“Ella siempre ha sido muy sensible con las personas que padecen trastornos mentales y que corren el riesgo de terminar deambulando por las calles”, indicó López, quien puntualizo que debido a esa visión de la Primera Dama, RESIDE ha ido evolucionando hacia un centro que enfatice, además de la prevención y la rehabilitación, en la promoción de la salud mental.


El profesional de la conducta estima que existe una deuda social con una población tan susceptible y olvidada, a la que se debe devolver la dignidad que pierden al momento de convertirse en enfermos deambulantes crónicos.


López destacó que centros como RESIDE influyen en una disminución de la medicación, una pesada carga para las familias con enfermos mentales, debido a los beneficios que aportan las terapias al paciente, especialmente las ocupacionales.


Uno de los retos de RESIDE es lograr un vínculo con empresas privadas, instituciones estatales y organizaciones no gubernamentales (ONG) para que sus usuarios accedan a posiciones remuneradas en esas entidades.


También llevar charlas y orientaciones a las escuelas, comenzando por la que está ubicada al lado de RESIDE, para sensibilizar a niños y adolescentes con el objetivo de romper con el estigma que ha estado presente durante tantos años en el país en materia de salud mental.


“Estamos en la comunidad, trabajamos en la comunidad y nuestro impacto tiene que ser en la misma comunidad para romper con el estigma desde la base hacia arriba”, dijo sobre la conveniencia de que RESIDE comience en un sector como La Nueva Barquita.


Destacó que la mayoría de los suicidios que ocurren en el país vinculados a trastornos mentales, no tienen la historia de que el paciente haya sido visto y tratado por un psiquiatra, especialmente porque está ausente en la población la necesidad de procurar servicios de salud mental, al igual que se hace sin aprensión ante cualquier otra enfermedad.


Inversión


Esperanza La Paix, gerente administrativa, reveló que RESIDE conlleva una inversión para su construcción cercana a RD$40 millones y su operación implicará una asignación estimada de RD$15 millones anuales.


Explicó que funcionará como una institución autónoma en virtud de un decreto que será emitido en los próximos meses, además de contar con un comité y un patronato para garantizar la continuidad del centro.


Precisó que ya fue reclutado el primer grupo de psiquiatras, sicólogos, enfermeras y terapeutas que brindarán asistencia a los usuarios del centro, quienes irán incluso por una semana al CRPS para conocer hasta qué punto puede llegar un usuario y darle continuidad a su tratamiento.


ACUERDOS


Luisa Cocco, encargada de Jurídica, dijo que el centro será un ente importante para garantizar el cumplimiento de los derechos de los pacientes contemplados en la Ley 12-06 sobre Salud Mental y la 5-13 sobre Discapacidad.


Reveló que ya han llegado a acuerdos con Comedores Económicos, el Servicio Nacional de Salud (Senasa), Procuraduría General de la República, Policía Científica, el Consejo Nacional para la Persona Envejeciente (Conape) y la Junta Central Electoral (JCE), con esta última para garantizar la identidad de aquellas personas que han perdido contacto con sus familiares.


Cocco indicó que el centro promueve garantizar sus derechos a esas personas con la participación de las familias, ya que son un elemento clave en la rehabilitación y posterior inclusión social de personas afectadas por trastornos mentales graves. “Desde su entrada hasta la reinserción social, esos derechos estarán garantizados”, añadió.


RESIDE brindará asistencia a entre 70 y 80 usuarios cuando comience a operar como plan piloto, aunque tendrá la capacidad de ofrecer servicios a una población mayor.


Algunos de los apartamentos del complejo La Nueva Barquita incluso serán usados para alojar usuarios en su etapa final de rehabilitación, para que se vayan acostumbrando a la vida en un hogar, antes de ser retornados a sus comunidades.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.