Dieta reducida en grasa mejoraría supervivencia de pacientes con cáncer mamario

|


Cholesterol level lipid panel


Por Carolyn Crist


WASHINGTON, EE.UU. /REUTERS HEALTH.—Las pacientes con cáncer mamario tendrían más posibilidades de sobrevivir si adhieren a una dieta reducida en grasa y rica en frutas, verduras y granos integrales, de acuerdo con un estudio de Estados Unidos.


Los autores estudiaron a 19.541 participantes del estudio conocido como Women's Health Initiative (WHI) que, al azar, participaron de un experimento alimentario para reducir el consumo de grasa al 20 por ciento de las calorías. También, estudiaron a un grupo control de 29.294 mujeres del WHI que no alteraron la dieta.


Cuando el equipo había seguido a la mitad de las mujeres durante por lo menos 8,5 años, a 1764 les diagnosticaron cáncer mamario.


Una década después, el 82 por ciento de las participantes con cáncer mamario y dieta reducida en grasa seguía con vida, comparado con el 78 por ciento del grupo control. La dieta reducida en grasa hizo caer un 22 por ciento el riesgo de muerte en las mujeres que desarrollaron cáncer mamario, aun cuando no habían logrado disminuir el consumo de grasa tanto como se había sugerido al inicio del experimento.


"Hace décadas, las diferencias entre los países en el consumo de grasa habían demostrado que los países con los niveles más altos de consumo, como Estados Unidos y la mayoría de Europa occidental, registraron una mortalidad por cáncer mamario más alto, aunque estudios observacionales posteriores obtuvieron resultados contradictorios", dijo el autor principal, doctor Rowan Chlebowski, del Centro Médico Nacional City of Hope, Duarte, California.


El cambio alimentario del ensayo es el único ensayo aleatorizado a escala sobre esta cuestión, según agregó Chlebowski.

Al año, las mujeres que cambiaron la alimentación obtuvieron un 24 por ciento de sus calorías de la grasa, comparado con el 35 por ciento en la dieta del grupo control. Mientras que la pérdida de peso no era un objetivo, el cambio alimentario redujo 2,2 kilos el peso de las participantes.


Mientras que el experimento continúa, 671 mujeres que cambiaron la dieta y 1093 que no lo hicieron desarrollaron cáncer mamario. Esta diferencia era demasiado pequeña para descartar el azar.


Pero el grupo que alteró la alimentación era menos propensa a desarrollar ciertos tumores resistentes al tratamiento.


FUENTE: JAMA Oncology, online 24 de mayo del 2018

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.