INMUNIZACIÓN. LOS MAYORES ESFUERZOS SE DIRIGEN A GARANTIZAR EFICACIA Y SEGURIDAD

La vacunación no es solo un asunto de niños

Los estudiosos del tema han concluido que la inmunización no debe pensarse solamente como una protección exclusiva de los niños, sino que debe estar dirigida a toda la familia.
|


201806101938233

Los doctores Patricia Izurieta, Yannick Vanloubbeeck, Martine Wettendorff y Octavio Cintra, ofrecen detalles sobre la importancia de las vacunas


BRUSELAS, BELGICA / DIARIO DE SALUD.-- Prevenir es la mejor herramienta cuando se habla de salud. Las vacunas forman parte de un conjunto de estrategias, en su mayoría simples, que permiten garantizar una vida saludable.


De ahí que los estudiosos del tema han concluido que la inmunización no debe pensarse solamente como una protección exclusiva de los niños, sino que debe estar dirigida a toda la familia.


Esto lo fundamentan en el hecho de que todos los miembros de la familia están expuestos a enfermedades inmunoprevenibles y que en la medida que pasan los años el sistema inmunológico va disminuyendo y el ser humano necesita refuerzos que garanticen su protección.


Investigadores y organismos de salud han ido actualizado y diseñando nuevos esquemas de vacunación dirigidos a las diferentes etapas y momentos de la vida del ser humano: para la niñez, la adolescencia, la adultez, las embarazadas, viajeros y los adultos mayores. Cada uno, tiene recomendaciones específicas.


Para los bebés y niños las vacunas están dirigidas a protegerlos contra enfermedades como la difteria, tétanos, tosferina, hepatitis B, influenza, poliomielitis, neumococo, meningococo, rotavirus, varicela, SRP o triple viral (sarampión, paperas y rubeola), influenza por hemofílica tipo B y la hepatitis A.


En adolescentes y adultos las inmunizaciones recomendadas son las que protegen contra el tétanos, influenza, difteria, hepatitis A y B, meningococo, neumococo, tosferina, VPH, varicela, herpes zoster, SRP, poliomielitis e influenza hemofílica tipo b.


En viajeros, se recomienda la vacuna contra el cólera, dengue, influenza, hepatitis A y B, encefalitis japonesa, fiebre amarilla, meningococo, rabia, encefalitis transmitidas por garrapatas, fiebre tifoidea y tuberculosis.


En embarazadas, se deben aplicar las vacunas de hepatitis B, influenza, tosferina, tétanos, difteria y poliomielitis.


Las vacunas no deben ser exclusivas de los infantes


Les prevenibles por vacunas en Estados Unidos y de ellas el 99% ocurren en adultos.


Algunas de las vacunas existentes para niños requieren de ajustes para ser aplicadas con efectividad en adultos y en eso trabajan algunas empresas dedicadas a la investigación y desarrollo, como es el caso de la farmacéutica GSK que cuenta con 14 centros de producción de vacunas y tres centros de desarrollo, ubicados en Italia, Bélgica y Estados Unidos, según explicaron sus especialistas a un equipo de periodistas de Latinoamérica que visitó sus instalaciones en Wavre, Bruselas y Rixensart en Antwerp, Bélgica.


Uno de ellos es el pediatra infectólogo Octavio Cintra, quien durante dos conferencias dictadas a los comunicadores destacó que los programas de vacunación por lo general se enfocan en niños, pasando por alto con frecuencia a los adultos, a pesar de que se ha evidenciado que la prevalencia de muchas de las enfermedades prevenibles mediante vacunación son más alta en adultos que en niños.


Pese a eso, dijo, la cobertura en mayores de 60 años de la mayoría de las vacunas de rutina es muy baja. Recuerda que cada año se producen 40,000 muertes por enfermedades prevenibles por vacunas en Estados Unidos y de ellas el 99% ocurren en adultos.


De ahí, explica, que mantener la inmunización es importante para envejecer sanamente.


Recuerda que con el paso de los años el sistema de defensa va olvidando por lo que necesitan refuerzos y como el objetivo de la vacuna es la prevención se debe aplicar a toda la población. “Por años sólo se ha pensado en los niños como estrategia de prevención, pero la mejor estrategia es que esa protección alcance al 100 por ciento de la población.


Logros en el mundo


Al poner ejemplo de los logros, Cintra detalló que fruto de la vacunación, el número de casos informados de muchas enfermedades prevenibles ha disminuido considerablemente en los últimos años. Mostró datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde destaca que la tosferina ha tenido una reducción de un 94%, tomando en cuenta que en el 1980 se registraban 1,982,000 casos y en el 2016 se registraron 123,000 casos.


La difteria bajó en dicho período en un 93% pasando de 98,000 casos a 6,700; el tétanos se redujo en un 89% con registros de 114,000 casos en el 1980 a 13,000 en el 2016; la polio se redujo en un 99% pasando de 53,000 casos a 42; la rubeola paso de 671,000 a 26,000 para un 96% y el tétanos neonatal en un 85% pasando de 13,000 casos en el 1980 a 2,000 en el 2016.


Entre los beneficios de la prevención de enfermedades mediante la inmunización, el especialista citó que incrementa la productividad en el largo plazo, disminuye el ausentismo laboral, aumenta la expectativa de vida, mejora la asistencia escolar, aumenta el Producto Interno Bruto y genera más creación de empleos.


GSK tiene 14 vacunas en desarrollo


Yannick Vanloubbeeck, director de investigación y desarrollo de GSK, expuso sobre el desarrollo de las vacunas del mañana, explicando que actualmente la empresa tiene 14 proyectos de vacunas en desarrollo contra diferentes enfermedades.


Sus esfuerzos, señala, se concentran en las de mayores necesidades de atención médica, sobre todo enfocadas en aquellas vacunas que ofrecen mejoras importantes sobre las opciones actuales o las que van dirigidas a enfermedades que todavía no cuentan con vacunas.


Entre las vacunas que se están desarrollando citó la de enfermedad neumológica, la del virus sincitial respiratorio, la del rotavirus, contra la shigelosis o disentería por esa bacteria y contra la malaria para niños, pero contra el tipo de parásito que afecta en África.


Para adolescentes tienen en estudio vacunas contra la enfermedad meningococica, tuberculosis, ébola e influenza universal, esas últimas tres van dirigidas también a adultos, a la que suman además la del VIH o virus del sida.


Para embarazadas trabajan en vacunas contra la tosferina, el virus sincitial respiratorio y hepatitis C y para adultos mayores las investigaciones están dirigidas a vacunas contra el herpes zoster, contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad meningococica y la hepatitis C.


Fuente: Listin Diario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.