Propietaria de estética inyectó sustancia en glúteos a dos mujeres seguirá en prisión

|

I0000gbmhiyq f9gjpg


Por Ramón Cruz Benzán


SANTO DOMINGO, RD/ DIARIO DE SALUD.- La Segunda Sala Penal de la Corte de Apelación de la provincia de Santo Domingo dispuso ayer el mantenimiento en prisión de una auxiliar médico, acusada de mala práctica por dos mujeres, a quienes les habría inyectado una sustancia para agrandarles los glúteos, provocándoles lesiones graves.


El tribunal, presido por José Aníbal Paredes, adoptó la decisión al rechazar un recurso de apelación presentado por la imputada Yoenly Marisol Capellán Guzmán, propietaria del Salón Estética Pura Belleza, del Ensanche Ozama, con el cual buscaba obtener su libertad.


Está acusada de estafa, heridas por inobservancia de las normas y violación a la ley general de salud.


El tribunal para justificar el mantenimiento en prisión de la imputada, alegó que los presupuestos que dieron a la medida de coerción, consistente en tres meses de prisión preventiva dictado por el Juzgado de Atención Permanente de esa jurisdicción, no han variado.


En la audiencia, los abogados de la imputada recluida en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo-Mujeres, habían pedido al tribunal variar la prisión preventiva, por el pago de una garantía económica de 10 mil pesos y presentación periódica.


La querella en contra de la imputada fue interpuesta por Mariela Lara y Andris Estefani Cruz del Toro, quienes acusan a la mujer de inyectarle una sustancia, provocándole lesiones graves de acuerdo al certificado médico legal.


Conforme con la querella, la imputada se vendía como cirujana plástica y Especialista en Estética. Sin embargo esta dice estar capacitada para hacer el procedimiento que hizo, y que no fue contratada como cirujana plástica como alegan las querellantes, “ni como centro ni como servicio, ni como procedimiento”.


Sostiene que las querellantes la contrataron fue como cosmiatra esteticista, con una especialidad o taller avanzado en auxiliar médico. "Puedo hacer el procedimiento que se le hizo a dicha clienta, como a muchas más que son recomendadas por ellas mismas", dijo.


Mientras que, en el tribunal, Lara y Cruz del Toro declararon que a raíz del proceso comenzaron a sentir molestias, hinchazón de las piernas, moretones y abscesos en ambos glúteos, y que no eran atendidas en los centros de salud por su estado.


En la instancia de solicitud de medida de coerción figuran dos certificaciones del Ministerio de Salud Pública y del Colegio Medico Dominicano (CMD), donde hace constar que Capellán Guzmán no es doctora, ni tampoco que posee ningún registro de actividad médico o sectorial.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.