Especialistas aconsejan cómo controlar una reacción alérgica extrema

|


1 magH i3fuiKuy0Q4hlotgg


Por Carolyn Crist


NUEVA YORK, EE.UU./ REUTERS HEALTH.-- Padres y cuidadores deberían saber qué hacer ante una reacción alérgica extrema o anafilaxia, de acuerdo con nuevos consejos especializados publicados en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés).


Los adultos deberían conocer los signos y los síntomas de esa reacción y, si es necesario, poder responder con un plan de emergencia e inyecciones de epinefrina.


"Las notificaciones de alergias pediátricas están creciendo, aunque se desconoce si es porque se detectan más o aumentó su incidencia", dijo el doctor Elliott Melendez, del Johns Hopkins All Children's Hospital.


El texto con los consejos preparados por el equipo de Melendez surge de las recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Señala los síntomas y el tratamiento de la anafilaxia asociada con alimentos, medicamentos o picaduras de insectos.


Por ejemplo, la alergia al maní afecta al 2 por ciento de los niños y al 1 por ciento de los adultos de Estados Unidos y es la primera causa de muerte por alergias alimentarias.


Los síntomas de la anafilaxia son vómitos, inflamación de la garganta, la cara o los labios, picazón o mareos. El único tratamiento, de acuerdo con los consejos, es la epinefrina inyectable o EpiPen.


"Los padres y los pacientes suelen percibir síntomas leves y retrasan el tratamiento con difenidramina (Benadryl) cuando deberían usar epinefrina", dijo Melendez.


La anafilaxia es una complicación grave y potencialmente fatal que surge a segundos o minutos de la exposición, pero algunas reacciones pueden tardar horas. Los síntomas afectan más de un sistema, de modo que un solo síntoma no significa anafilaxis, pero múltiples síntomas son señal de alarma.


Además de los síntomas de la piel (picazón, enrojecimiento e inflamación de los labios y la lengua), están los síntomas respiratorios (desde disnea hasta coloración azul), estomacales (vómitos, dolor abdominal y diarrea) y cardíacos (desmayo, debilidad y baja presión).


Los especialistas aconsejan evitar comidas, medicamentos e insectos que pueden causar reacciones alérgicas y enseñarles a los niños cómo protegerse. También sugieren tener a mano dos inyecciones de epinefrina y alentar a los hijos a usar un brazalete de alarma médica.


El texto recuerda, además, que a las 24 horas de un evento puede repetirse el problema sin una nueva exposición. Uno de cada cinco niños sufre de una segunda reacción y la única forma de evitarla es administrar epinefrina ante los primeros síntomas.


FUENTE: JAMA, online 6 de marzo del 2018


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.