Colegio Médico reconoce doctora María Consuelo Yunén Valdez

|


2261520796721579


SANTIAGO, RD/ DIARIO DE SALUD.-El Colegio Médico Dominicano filial Santiago, le entregó un reconocimiento a la doctora María Consuelo Yunén, por su dedicación al bienestar de los pacientes y su contribución a la ciencia y transmisión de conocimientos, en ocasión de la celebración del Día Internacional de la Mujer.


En la motivación para la entrega fue leído el siguiente texto: “Con la piel como testigo leemos la hoja de vida que se adecua a esta mujer que es producto de muchas capas de historias, por su padre libanés, su alma oriental se vuelve poeta ante cualquier olor a especias, por su madre negra mestiza, su corazón se convierte en rítmico tambor africano ante la palabra amor.

Nació un 22 de abril, día internacional de la tierra, artesana del barro, amante de las simples cosas, razón por la cual nunca se olvida que lleva sus pies de barro, eso siempre ubica su ego donde no haga daño.

Médico por vocación, amante de la piel, lienzo perfecto en el que se escriben los mejores poemas, donde se sienten los abrazos que sanan, donde comienza y termina su Ser y los Seres, su mundo y el mundo.

Trabaja en el área de la Dermatología con la máxima que distingue la sociedad que une este gremio: “Lo primero, no hacer daño”.

Por naturaleza se inclina a la práctica de la Dermatología Ecológica, sobretodo en el uso de la geoterapia.

Apasionada de los soles de tierras lejanas,ha sido una trota mundo, desatando maletas por algunos años en España, Estados Unidos y Dinamarca, país en el cual encontró su compañero de viaje de vida adulta.

Madre terrenal de dos seres maravillosos a los que ama, admira y respeta y madre energética de unos maravillosos seres jóvenes con los que ha compartido vida, profesión y crecimiento espiritual.

Responsable, respetuosa, ordenada, compasiva, comunicativa, pero no se crean que todo son virtudes, es una digna representante de la mujer Luna, cambiante, misteriosa, caprichosa, guerrera y rebelde.

Mujer que huele a romero y a la cual, las arrugas bien llevadas, le provocan una sensación de vida plena, de libro lleno de páginas escritas con mezcla perfecta de risas y llantos.

Su palabra mágica: “amigos”, los que custodian nuestra alma aquí en la tierra.

Su confesión: A diario recordar la oración que su padre le pedía nunca olvidara:
"Que nada humano te sea ajeno".

Su filosofía: “Cuidando a su madre enferma, es como honrar su propia historia”.
Maestra de su pasado, protagonista de su presente y aprendiz de su futuro. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.