Justicia irlandesa delimita el derecho a la vida del feto en la Constitución

|


Aborto irlanda 115838

Imagen de 2012 que muestra a activistas pro aborto de Irlanda.


DUBLÍN, IRLANDA/ AGENCIA EFE.— La Justicia irlandesa determinó hoy que el derecho a la vida del feto no está protegido por toda la Constitución, sino únicamente por un artículo específico que el Gobierno de Dublín quiere eliminar con un referéndum para reformar la ley del aborto.


La llamada "octava enmienda", incluida en el artículo 40.3.3 de la Carta Magna, garantiza de igual manera el derecho a la vida del "no nacido" y de la madre, una provisión que solo permite la interrupción del embarazo en circunstancias excepcionales y convierte la legislación vigente en una de las más restrictivas de Europa.


El Ejecutivo irlandés tiene previsto convocar en mayo una consulta para revocar la "octava enmienda" y en caso de que obtenga el apoyo de la ciudadanía, modificará después una ley que solo permite el aborto cuando la vida de la madre corre peligro, que incluye la amenaza de suicidio, pero no contempla casos de incesto, violación o malformaciones del feto.


El Tribunal Supremo ha analizado si el derecho a la vida del "no nacido" estaba protegido por otras secciones de la Constitución y determinó que solo la "octava enmienda" lo garantiza, una decisión que facilita los planes del Gobierno.


En caso contrario, el Ejecutivo que dirige el democristiano Leo Varadkar desde el pasado año se hubiese visto obligado a ampliar los términos del referéndum para incluir otros elementos de la Constitución, lo que hubiese retrasado su celebración.


El primer ministro considera que esta cuestión debe resolverse cuanto antes y que la ley del aborto debe ser reformada urgentemente para evitar, por ejemplo, que miles de mujeres de este país sigan viajando cada año al extranjero para interrumpir sus embarazos.


Varadkar, médico de profesión, también quiere suavizar la legislación vigente, que prevé penas de cárcel de hasta 14 años para las mujeres y los profesionales de la sanidad que lo procuran.


El Gobierno de Dublín promulgó en diciembre de 2013 la primera ley sobre el aborto de la historia de la República de Irlanda, pero varias organizaciones humanitarias han denunciado que continúa siendo una de las más restrictivas y represivas del mundo.


Con la anulación de la "octava enmienda", Varadkar y su ministro de Sanidad, Simon Harris, tienen previsto redactar una nueva legislación que podría permitir el aborto en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo.


Los grupos provida, con el apoyo de la Iglesia católica, se oponen a esa posible ley, pues creen que abre la puerta a los llamados "abortos a la carta" y a las terminaciones de embarazos de "no nacidos" con malformaciones físicas o psíquicas. EFE

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.