Salud Preventiva: Obesidad y corazón

|



La asociaciu00f3n entre obesidad y enfermedad cardiovascular es compleja y no se limita a factores 800x450 (1)


Por Dra. Lissi A. Sena
Cardióloga-ecocardiografista, gerencia de Cardiología Hospital General de la Plaza de la Salud.


La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial, prevenible, que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo.


El exceso de peso es el factor de riesgo de enfermedad cardiovascular más prevalente y ciertamente el factor que menos mejora en sujetos con enfermedad cardiovascular establecida. La asociación entre obesidad y enfermedad cardiovascular es compleja y no se limita a factores mediadores tradicionales como hipertensión, dislipidemia y diabetes mellitus tipo 2.


En años recientes, diversos estudios han demostrado que la obesidad podría causar enfermedad cardiovascular mediante otros mecanismos como inflamación subclínica, disfunción endotelial, aumento del tono simpático, perfil lipídico aterogénico, factores trombogénicos y apnea obstructiva del sueño.


A pesar de la gran cantidad de datos que relacionan la obesidad con la enfermedad cardiovascular, varios estudios han demostrado una asociación paradójica entre la obesidad y el pronóstico en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida.


Esto se ha atribuido a la manera en que se define actualmente la obesidad. La evidencia indica que sería más apropiado medir la grasa corporal total y usar marcadores de obesidad central, en vez de sólo usar el índice de masa corporal. Sin embargo, la evidencia reciente ha demostrado que la asociación entre obesidad y enfermedad cardiovascular podría incluir muchos otros factores, como inflamación subclínica, activación neurohormonal con aumento del tono simpático, altas concentraciones de leptina e insulina, e intercambio aumentado de ácidos grasos libres, y también debido al depósito de grasa en áreas específicas del cuerpo con función directa en la patogenia del aterosclerosis coronaria, como la grasa subepicárdica.


El exceso de grasa acumulado en las vísceras, relacionado con la obesidad central, es el tejido adiposo metabólicamente más activo que causa más resistencia a la insulina, hipertrigliceridemia y cambios en el tamaño de partículas de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y bajas concentraciones de lipoproteínas de alta densidad (HDL).


La resistencia a la insulina causa diabetes mellitus tipo 2, condición que por sí misma puede iniciar o acelerar el proceso aterogénico por varios mecanismos adicionales, como la hiperglucemia.


La resistencia a la leptina en seres humanos obesos se evidencia por el aumento de la concentración sérica de leptina. La leptina tiene múltiples acciones, entre ellas posibles efectos en el aumento de la actividad simpática, que potencia la trombosis y aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca.


El aumento en la actividad simpática puede estar relacionado también con la acumulación de grasa en la región central del cuerpo, en vez del IMC per se, o con estados de sedentarismo prolongado o estrés. Un IMC aumentado y el contenido de grasa corporal, particularmente obesidad central, se han asociado a disfunción endotelial que induce la quimiotaxis de las moléculas de adhesión. La disfunción endotelial también promueve la agregación plaquetaria y disminuye la disponibilidad del óxido nítrico, lo que promueve la trombosis. La inflamación ha emergido como un poderoso factor predictor, y tal vez etiológico, de enfermedad cardiovascular.


La concentración elevada de proteína C reactiva (PCR) se ha asociado a un aumento en el riesgo de infarto de miocardio, enfermedad cerebrovascular, enfermedad arterial periférica y muerte por enfermedad isquémica cardiaca en varones y mujeres aparentemente sanos.


Preguntas frecuentes


1. ¿Cómo sé si estoy en sobrepeso?


Para esto los médicos utilizamos una escala que se llama índice de masa corporal (IMC). Divide tu peso (en kilos) entre el cuadrado de tu altura (en metros). Ahora, solo tendrás que analizar el resultado. Si está entre 25 y 30 tienes sobrepeso y debes cuidar tu alimentación; si es mayor a 30, sufres de obesidad y debes consultar con un especialista en endocrinología y nutrición lo más rápido posible.


2. ¿Cuáles son las causas de la obesidad?


La obesidad es generalmente el resultado de la mala alimentación y la falta de ejercicio, ya que esto hace que el cuerpo asuma más calorías de las que se puede quemar, lo que lleva a una acumulación de grasa. El sedentarismo puede contribuir a este problema. Hay condiciones médicas que también pueden causar que algunas personas tengan sobrepeso u obesidad, como el hipotiroidismo, el síndrome de ovario poliquístico y el síndrome de Cushing. También influyen factores ambientales y predisposición genética.


3. ¿La obesidad es peligrosa?


La obesidad se considera una condición peligrosa debido a su capacidad para dar lugar a un gran número de problemas de salud muy serios, tales como colesterol alto, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y la hipertensión arterial. Otros problemas que pueden surgir como consecuencia de la obesidad incluyen la depresión, el acné, cálculos biliares, ansiedad social y problemas al caminar o correr.


El sobrepeso, más allá de una cuestión estética, influye negativamente en la calidad de vida de las personas, se sienten más cansadas, con menos energía y menor autoestima.


4. ¿Se puede curar la obesidad?


El tratamiento se basa en un plan dietético hipocalórico diseñado por un profesional en el área de nutrición.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.